miércoles, 20 de agosto de 2014

La Lonchera, una opción saludable para ahorrar en vacaciones (Parte 2)

La semana pasada, publiqué la primera parte de este tema, y en ella resaltaba el valor de tomar nuestras propias decisiones a la hora de comer...a eso se le llama Alimentación consciente. Esta forma de administrar lo que comemos no sólo nos permite mejorar nuestra salud sino que también nos permite optimizar los recursos financieros con los que contamos.

Durante la estadía:

Queda claro que en algún momento querrá disfrutar de la oferta gastronómica de su destino turístico, usted seguramente se ha preparado para esta ocasión especial así que lo mejor será disfrutarla al máximo.

Mi primera recomendación es explorar bien las opciones locales…si va a la playa lo mejor será comer pescado,  no sólo estará muy fresco sino que también puede conseguir opciones más económicas.

Evidentemente por estos días aumenta la demanda, por lo que los establecimientos comerciales realizarán los ajustes necesarios para satisfacerla…y con esto me refiero a que seguramente encontrará un ajuste importante en los precios de los productos. Esto es casi inevitable, más aún en los tiempos que vivimos, así que prepárese.

Si viaja con la familia completa, es decir que se incorporan tíos, primos y abuelos, converse acerca de las opciones para comer del destino que piensan visitar, recuerde que no todos manejan el mismo presupuesto que usted, unos podrán más y otros un poco menos, así que para evitar momentos incómodos, es preferible conversarlo con antelación.

Si la estadía es con algún familiar, vale la pena planear algunas comidas en casa, en lugar de salir y comer en algún restaurante. Haga el momento especial permitiendo que todos se involucren en la dinámica de la preparación de la comida, como dicen por allí “el amor (de la familia) entra por la cocina” y le aseguro que todos recordarán esos momentos con mucha alegría, tanto como los paseos.

Si la logística se lo permite, retome la preparación de las loncheras para los paseos: coloque algunas frutas, galletas y agua y así evitará la tentación de gastar innecesariamente entre comidas. Como la actividad física se incrementa, todos sentirán más apetito de lo acostumbrado y eso es normal, sin embargo, no se descuide pues esa puede ser la razón por la que gane algunos kilos de más durante estos días de paseo y lo que es peor, puede consumir muchos productos que normalmente no consumiría y eso puede tener consecuencias más adelante.

Prepare helados con frutas locales y de temporada, será una magnifica manera de mantenerse hidratados y de una manera muy saludable. Prepárelos con antelación y manténgalos en la cava para que estén disponibles para toda la familia durante los paseos.

Una opción que me encanta y que le recomiendo ampliamente es comprar una patilla. Cómprela entera, es muy rendidora y evitamos el riesgo que representa una fruta picada expuesta a temperatura ambiente. Como la patilla es 95% agua, será ideal para mantener la hidratación de grandes y pequeños. Puede hacer helados el incluso agua saborizada colocando unos trozos de patilla sin la cáscara en una jarra de agua bien fría.

Si su destino es mas bien con clima de montaña, necesitará energía extra para que no se descompense. Generalmente usted conseguirá ventas ambulantes de chocolate caliente para aliviar los síntomas del frío, al que seguramente no está acostumbrado. Si quiere cuidarse un poquito, le sugiero que compre con antelación varias barras de chocolate oscuro (más de 60% de Cacao es lo ideal) y las tenga en el carro o en su bolso, así podrá administrar mejor el tipo de alimentos que comen durante los paseos.

Como estos productos son altamente demandados en estas zonas, su precio será mayor al que lo encontrará en su ciudad de origen, así que prepárese con antelación y ahorre unos cuantos bolívares.

Un método infalible para ahorrar durante las vacaciones es desayunar muy bien antes de salir a pasear. Por supuesto que no le estoy recomendando llenarse hasta no poder caminar, esto sería poco práctico si lo que quiere es salir a “patear la ciudad” para  conocer las diferentes alternativas que le ofrece su destino turístico. Le propongo desayunar balanceado, de manera que su cuerpo no sienta la necesidad de pedir una recarga de energía a las pocas horas de salir.

Si usted no está acostumbrado a desayunar, puede ser que se le dificulte los primeros días, así que hágalo de la forma más amable con su cuerpo. Comience con unas tostadas de pan y mermelada y si le apetece tome un café con leche. Al día siguiente, súmele una porción de fruta y así sucesivamente, vaya incrementando hasta llegar a un desayuno bien balanceado. Unos huevos revueltos con arepa, acompañado de un café con leche y una porción de fruta le dará suficiente energía para disfrutar si sentir que debe comer todo lo que consigue a su paso.

Incorpore a su rutina de paseos recorridos a pie para que toda la familia pueda disfrutar de los beneficios de la actividad física incluso durante las vacaciones. Si lo hace a diario, podría instaurar el hábito y cuando regrese a su rutina diaria mantenerlo para mejorar su calidad de vida.

Durante el regreso

Dicen que de lo bueno poco, así que el viaje irremediablemente llegará a su final por lo que al planificar el viaje de regreso es importante que planifique algunos temas logísticos para evitar incomodidades.

Si viene de la playa, seguramente toda la familia estará muy bronceada y eso generalmente está asociado con algunos cuadros de deshidratación, por lo que será clave mantener las fuentes de agua disponibles durante el camino de retorno a casa.

Como viene de unos días muy agitados, seguramente estarán cansados así que evite hacer comidas muy abundantes, especialmente quien tenga la responsabilidad de manejar para evitar que la somnolencia le impida mantener sus cinco sentidos en la vía. Evite el consumo de bebidas alcohólicas la noche antes de emprender el retorno, descanse lo suficiente y salga bien temprano para evitar el tráfico característico de estas jornadas.

Sé que puede resultar tentador comprar algunos alimentos en la carretera y si se planificó bien es posible que tenga algo de dinero para invertir en productos los locales. Si tiene pensado hacerlo lo invito a llevar consigo una cava donde pueda transportar de manera adecuada estos productos, en especial aquellos que necesitan refrigeración como quesos y derivados lácteos. Tenga en cuenta que estos productos son de manufactura artesanal, por lo que no tienen aditivos ni conservantes que le permitan extender su vida útil, así que necesariamente debe consumirlos lo antes posible.

Con esto en mente, evite cargarse de una cantidad de productos que luego no podrá consumir, así evita tener que botarlos porque se dañaron. Esta es la mayor fuente de desperdicios de alimentos a nivel mundial y generalmente ocurre por la falta de planificación en sus compras.

Es casi ya una tradición viajar cargado con “obsequios” para quienes nos esperan en casa y que por diversas razones no pudieron viajar en esta ocasión. Si quiere mantener la tradición, debe tener en cuenta que invertirá una buena parte de su presupuesto para estos artículos, así que revise bien en los mercados y apoye al talento local, que pasa prácticamente todo el año preparándose para estos días. Si va a comprar alimentos, consulte antes de comprar si necesitan refrigeración y cuánto tiempo pueden durar en su alacena, así comprará sólo lo que puede consumir en el tiempo estipulado por el fabricante y eso tendrá un efecto positivo sobre su presupuesto.

Aproveche esas visitas a los mercados locales para conocer nuevos usos para los ingredientes locales, aprenda algunas recetas nuevas que podría implementar cuando se incorpore nuevamente a la rutina de trabajo. Le aseguro que será un experiencia enriquecedora pues no sólo tendrá más alternativas para la lonchera escolar y de la oficina, sino que incorporará a su menú opciones que seguramente antes no tenía idea que existían.

Si viaja por avión, tenga en cuenta que no todas las aerolíneas le permiten llevar estos productos como equipaje de mano, así que le recomiendo que consulte antes de comprarlos cómo debe transportarlos, evite inconvenientes y multas. Recuerde que está penad por la Ley el transporte de fauna y flora exótica y/o en peligro de extinción. Colabore y sea parte de la solución, no del problema.


Para finalizar, lo invito a disfrutar “el paseo” que implica en si mismo, el viaje desde casa y hacia el lugar de destino y viceversa, olvídese de “llegar rápido” las playas y las montañas estarán allí para que usted y su familia las disfrute. Asi que planifique el viaje, planifique bien lo que comerá y disfrute plenamente de estos días de merecido descanso en unión de sus seres queridos. Hasta la próxima!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...