Acerca de mi

Hola! mi nombre es Mariángel Paolini y en esta ventana espero poder contarte un poco de mi historia y cómo llegué a CocinaSegura.

Nací en Caracas, de padres caraqueños y soy quinta generación de los Paolini... así que soy tan criolla como una arepa!  A  muy temprana edad mis padres decidieron que tendríamos un mejor futuro si nos cambiábamos a una ciudad más tranquila, por lo que compraron una casa en Maracay y hasta allá fuimos a parar. El cambio tuvo grandes ventajas, pues tuve la oportunidad de recibir una educación maravillosa, vivir en un entorno tranquilo y disfrutar de una mami que decidió hacer una pausa en su vida profesional para criarnos a mi hermano y a mi. Mi papi viajaba todas las semanas así que nos veíamos poco, sin embargo, creo que luego recuperamos algo de tiempo pues más adelante me tocó vivir con él a tiempo completo.

En Maracay me hice bailarina clásica en el Conservatorio de Música del Estado, aprendí los bailes tradicionales de la mano de los mejores cultores del folklore de la zona y estudié en un Liceo Militar...experiencias que repetiría gustosa si me tocará elegir mi camino nuevamente.

Descubrí que la química sería parte de mi vida y yo de ella a muy temprana edad así que cuando tuve suficiente edad, regresé a Caracas y  tuve la bendición de estudiar Licenciatura en Química en la Universidad Simón Bolívar. Allí decidí disfrutar cada momento pues aprendí rápidamente que la vida era una sola así que me uní con otros apasionados del baile y formamos el primer grupo de danza de la USB y logramos representar al país en varios encuentros de bailarines universitarios. 

Combiné por 5 años el baile con la química, disfruté cada laboratorio y cada experiencia aprendida. Conocí "el mundo Sartenejas" pues para quienes no conocen la USB debo decirles que queda en una zona de la capital alejada de casi toda la civilización posible (al menos en mis tiempos era así) tuve mi primer trabajo formal allí y fui "becaria" desde que pude hacerlo, con lo cual el índice académico era algo de mucho valor para mantener el aporte económico que me permite comer en La Casa del Estudiante por escasos Bs. 5 (versión años 90, no los de ahora)

A lo largo de la carrera pude experimentar diversas especialidades, trabajé en una prestigiosa trasnacional de productos para el cuidado diario y luego en una empresa del Estado, siempre haciendo investigación pues allá y entonces decía que mi vida sería como la de Marie Curie. Luego de experimentar con diversas áreas de la química decidí que los alimentos eran mi pasión así que me matriculé en la Maestría en Ciencias de los Alimentos de la USB, gané una beca del FONACIT y trabajé como ayudante de investigación con una maravillosa mentora que gracias a su nivel de profesionalismo y exigencia me permitieron acumular una gran cantidad de experiencia que hoy valoro grandemente.

Soy católica y fiel creyente de Dios, algo que para muchos científicos podría sonar como algo "inexplicable", pero que les puedo decir...soy un mujer de Fe y mi Gerente es Papa Dios, así que como Él escribe derecho con letras torcidas un día tuve que abandonar mi "prominente" carrera como investigador, decir adios a mi deseo de ser otra Marie Curie y saltar a una empresa familiar con más de 80 años en Venezuela. Allí aprendí a "vender" tecnología de punta al servicio de la ciencia y me tocó aprender de otras áreas de la química con las que no había tenido contacto. Así que fue realmente increíble.
Hice mercadeo empírico por casi 8 años, amaba mi trabajo con locura y pasión pero un buen día mi "Gerente" decidió que ya había sido suficiente...y una vez más se me movió el piso y por primera vez en tantísimos años quedé "cesante". Como no conseguía empleo...cosas de edad vs. formación vs. disponibilidad... decidí estudiar nuevamente...así que me fui al IESA e hice un Master en Mercadeo, para sacarme las "espinita" de conocer desde la perspectiva académica algo que venía haciendo por años.


Durante esos años de postgrado conocí a mi "media naranja" y por esas cosas de la vida lo conocí entrando a una iglesia, descubrimos nuestra mutua pasión por el baile de salón así como por las ciencias básicas y luego de 4 años de noviazgo y mucho baile... nos casamos ante Dios y ante los hombres. Una decisión maravillosa...y como decimos todas las noches antes de dormir "que bueno que nos casamos" pues la aventura ha sido increíble. Un pilar fundamental un compañero sin igual...definitivamente el año de mi vida! y aunque Dios no nos mandó hijos humanos, tenemos un par de Beagles encantadores que cumplen muy bien su rol de "perrhijos" y ponen una sonrisa en mi rostro cada mañana desde hace 7 años.


Ahora bien...¿cómo fue que llegué a CocinaSegura? pues debo decir que ha sido una misión de vida que me fue asignada hace años atrás y que necesitaba formación de mente, cuerpo y espíritu. No me fue revelada hasta que todo estaba listo y después de tanto pedirle a mi "Gerente" que me indicara qué quería de mi.... 

Resulta que la mamá de una gran amiga de la Universidad es Celíaca, trabajé desarrollando fórmulas para niños dentro del espectro autista en la Maestría, me casé con un intolerante a la lactosa congénito, manejé la cuenta de los Errores Innatos del Metabolismo con el Hospital de Caricuao por 3 años, tengo un sobrino Alérgico a la Caseína y tengo un ahijado Aspie....todo estaba en mi camino...y no lo vi sino hasta que era tiempo... después de soltar y dejar ir... 

En este caminar he aprendido a valorar cada día la educación que tuve la oportunidad de recibir. Educarse para la salud es un pilar fundamental para llegar a nuestros años dorados con plenitud de facultades y disfrutar del camino andado como debe ser. Retomé mi práctica de yoga, ejercito cada día la alimentación consciente, evito los extremos y ante todo, evito quedarme callada ante las injusticias. Sé que resulto "políticamente incómoda" para muchos pero mis principios no los negocio por nada ni con nadie, así que si algo me parece que no es correcto lo hago saber con respeto y educación. 

Soy una convencida de que podemos generar cambios desde nuestro metro cuadrado, pero antes debemos a aprender a reconocer nuestras propias necesidades para luego satisfacer la de los demás. Creo que en cada Ser hay una luz de esperanza dispuesta a combatir la oscuridad, sólo hace falta alimentar esa lámpara con el combustible adecuado. Tengo muchos planes para este proyecto de vida...sueño con poder aportar mi conocimiento y ponerlo al servicio de todas esas familias que hoy buscan incansables un diagnóstico acertado y un tratamiento amable para esa condición que obtuvieron en la ruleta de la genética. Sueño con una alimentación equilibrada, nutritiva y equitativa en mundo. Sueño con cambiar el menú de la cantina escolar. Sueño con una ciudadanía educada para la salud, que vivan una vida sin excesos que les permita prevenir enfermedades no transmisibles como la diabetes y la hipertensión.

Sueño con un mundo en el que sea innecesario hablar de "inclusión" pues todos respetamos y aceptamos el metro cuadrado del otro con sus diferencias y virtudes. y como buena científico que soy, trabajo en mi "reacción perfecta" para que el sueño se haga realidad...HaciendoLO Posible!!



Únete a la movida saludable en versión 2.0

Google +: +Cocina Segura 

Twitter: @cocinasegura 

Instagram: @cocinasegura 

Facebook: COCINASEGURA