Lo que debes saber de los aditivos alimentarios

Los aditivos alimentarios han sido por años un tema controversial entre los consumidores. Mucho de desconocimiento les ha dado mala fama, sin embargo, su utilización ya suma unos cuantos siglos y ha sido una de las genialidades del hombre para extender la vida útil del fruto de su trabajo. El debate entre los quimiofóbicos y los naturofóbicos queda abierto y como siempre, comparto información para que usted se haga su propio criterio y tome la decisión que mejor le convenga.

Grasas y aceites, los vehículos del sabor

Grasas y aceites forman parte de un selecto grupo de alimentos necesarios para nuestra salud: Los lípidos, fuente de ácidos grasos esenciales, que son indispensables para el mantenimiento e integridad de las membranas celulares. 

Lamentablemente, han sido objeto de muchas interpretaciones erróneas, convirtiéndose en los chicos “malos”  de la alimentación. Paradójicamente son el vehículo del sabor así que en las próximas líneas haré una breve descripción de cada una de ellas para que puedas elegir la más adecuada para ti.

Lo que debe saber de los incómodos gases

Distensión abdominal, eructos y las incómodas flatulencias son naturales y por lo general son causados por la ingesta de aire (aerofagia) y la descomposición de los alimentos a lo largo del proceso de la digestión. Usted puede experimentar dolores abdominales y gas ocasionalmente, pero cuando estos interfieren con sus actividades diarias, puede que algo no esté bien y necesite acudir a un especialista.

Adiós al atracón, bienvenida la Alimentación Consciente

¿Se ha preguntado por qué en ciertas ocasiones tiene a necesidad de comer compulsivamente? ¿Por qué a veces le resulta tan difícil detenerse ante un plato repleto de comida? Pues sepa que este comportamiento tiene dos motivos bien diferentes: en primer lugar, comemos por instinto biológico, y en algunas ocasiones nos atracamos con comida en una búsqueda por llenar un  “vacío” físico y/o emocional.

Bienvenido 2016

Ya estoy de vuelta, luego de un tiempo de descanso y ajustes... ambas actividades muy típicas del último mes del año ¿no es así? Personalmente este fin de año me tocó "escanear" muy seguido mi cuerpo y adaptarme a sus pedidos... casi contra mi "voluntad" tuve días de simplemente "hacer nada" para descansar lo suficiente y recargar las baterías pues entendí que eso era lo que "gritaba" mi cuerpo y mi mente.