Mi experiencia con el “Eat Clean”

Seguramente has leído o escuchado esta expresión: “eat clean” o  en español “comer limpio”, sin embargo, pocas veces nos explican su significado, implicaciones y cómo aplicarlo. A continuación espero poder aclarar esas dudas y de ser posible, darles las herramientas para incorporarlo a su estilo de vida.

Lo primero que debemos saber es que “comer limpio” no es una nueva moda ni una dieta, es un estilo de vida y por lo tanto, implica incorporar o modificar algunos hábitos a nuestro día a día.

El movimiento "Clean Eating" se remonta a la década de 1960, cuando se inició una campaña que rechazaba los alimentos procesados ​​por el bien de los valores morales y sociales (en lugar de temas de salud y nutrición). Finalmente aterrizó en los gimnasios, donde ganó impulso entre los culturistas y modelos de fitness. Recientemente, ha tenido un renacimiento y el movimiento inspira a personas de todo tipo, que buscan salud y bienestar a través de los alimentos que consumen.     

Lo que debe saber de los frutos secos (Parte 1)

Desde tiempos remotos, los frutos secos han sido una fuente incomparable de energía y recientemente ha despertado un importante interés por sus propiedades, convirtiéndose en un magnífico sustituto para muchos regímenes especiales de alimentación.

Los frutos secos son semillas cubiertas por una cáscara más o menos dura, según las especies. Todas ellas se caracterizan por incluir en su composición pocos carbohidratos, muchas grasas de buena calidad y menos del 50% de agua. Actualmente, constituyen una excelente alternativa a las proteínas animales.

5 claves para evitar enfermar en Navidad


Faltan pocos días para que llegue la Noche Buena, una de las fiestas más esperadas en prácticamente todo el mundo. Nos preparamos para la cena de Navidad, dando rienda suelta a nuestras cualidades como cocineros...al menos una vez al año.