Lonchera Segura: Alimentos correctos

En el post de la semana pasada “Ajustada a la actividad” les comenté acerca de la importancia de ajustar las meriendas a la actividad física que desempeñan los niños, previniendo una sobrealimentación y una ingesta innecesaria de calorías que puedan derivar en casos de sobrepeso y obesidad infantil.
Las porciones deben estar ajustadas a su edad, peso y talla, por lo que debemos garantizar que todos sin excepción realicen una actividad física que les permita quemas esas calorías que suministramos durante su alimentación. Hacer dietas para bajar de peso no es una opción recomendable, a menos que sea por mandato del pediatra y en general ya estaríamos hablando de condiciones especiales. En este sentido, es importante evaluar qué tipo de alimentos incluimos en la lonchera para garantizar la ingesta adecuada y ajustada.
Si tienes niños deportistas, es importante que incluyas en su merienda alimentos ricos en calcio y hierro, ambos minerales son esenciales para el fortalecimiento de huesos. El calcio se encuentra de forma abundante en los productos lácteos como yogurt y el hierro se puede suministrar a través de frutas como la guayaba, en productos cárnicos y en frutos secos.
Durante la actividad física, muchos de estos minerales se pierden a través del sudor, de allí la importancia de una merienda que los incluya, así mantenemos ajustado su consumo.
Si por el contraría tus niños realizan una actividad más sedentaria, como la interpretación musical, le recomiendo que ante todo le estimule a realizar una actividad física por al menos 60 minutos, pues no se recomienda hacer “dietas” con supresión de calorías y si no las quema podemos promover el sobrepeso. En todo caso, para actividades más intelectuales los micronutrientes son esenciales. El magnesio y el hierro son esenciales para mantener activos los centros nerviosos, lo encontramos en frutos secos como almendras y nueces.
Estimule a sus hijos a consumir vegetales y verduras como zanahorias, brócoli, espinacas, etc, son ricos en micronutrientes y éstos van directamente a favorecer las actividades mentales como la toma de decisiones. Elimine por completo los snacks ricos en azúcar como caramelos y chicles, estas calorías son innecesarias para su actividad, sustitúyalos por alimentos ricos en fibra como galletas de avena que se absorben lentamente regulando la cantidad de glucosa que pasa al torrente sanguíneo.
En conclusión, todos los niños deben realizar alguna actividad física por lo menos dos veces a la semana. La merienda de los deportistas debe contener productos lácteos, frutos secos y mucha agua. La merienda de los niños más intelectuales debe incluir lácteos y vegetales, agua necesaria y deben suprimirse las golosinas azucaradas.
Si tienes dudas, consulte la etiquetas, le recomiendo leer mi publicación “aprendamos de las etiquetas II” hasta la próxima!!!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.