Cocina Segura, del mercado a tu mesa

Tanto usted como yo necesitamos alimentarnos todos los días… pero ¿Qué tan seguros estamos de los alimentos que llevamos a nuestra mesa cada día? La mayoría de las personas no piensa en ello, pero es un hecho que la comida puede estar contaminada con microorganismos patógenos y sustancias químicas que pueden provocar más de 200 enfermedades, desde diarrea hasta cáncer. Siendo tan grave la situación, es inexplicable cómo no se habla con más frecuencia del tema y para algunos resulta "casi normal" sentirse mal después de comer algo.

De acuerdo a cifras de la OMS, los alimentos insalubres están relacionados con la muerte de unas 2 millones de personas al año, en su mayoría niños. 1 de cada cuatro personas en las Américas sufre un episodio de una Enfermedad Transmitida por Alimentos, no obstante la mayoría de los casos pasa inadvertidamente pues rara vez se acude al medico para reportarlas y tratarlas. Además, las fallas en la seguridad de los alimentos pueden tener un impacto no sólo en la salud pública, sino también en la economía de nuestros países.

Paradójicamente, es un tema del que muy poco se conversa en los entornos más sensibles como el hogar, centros educativos, entre otros, haciéndonos aún más vulnerables. 

Como consumidores tenemos la tendencia a ser extremadamente confiados con los alimentos empacados que se comercializan en los supermercados...incluso somos muy confiados con aquellos producidos de manera artesanal y sin ningún tipo de permiso sanitario. Ojo y quiero ser muy profesional en este sentido, pues entiendo que el emprendimiento en el área de alimentos es de los principales en nuestros países, sin embargo soy una convencida que esto debe hacerse de la manera adecuada...de lo contrario en riesgo es muy alto.

Durante el año 2015 el tema del Día Mundial de la Salud se dedicó a la seguridad de los alimentos que consumimos a diario y que compartimos con nuestra familia. En esa campaña de alcance internacional se hizo mucho énfasis en los potenciales focos de contaminación a lo largo de la cadena alimentaria: desde el campo, pasando por la producción y la manipulación hasta el servicio en casa, no obstante, considero que gran parte de la cadena es casi una "caja negra" para el consumidor como usted y como yo que simplemente llevamos a casa lo que está disponible en los establecimiento comerciales como mercados a cielo abierto y supermercados. En tal sentido, la iniciativa de este espacio está enfocada a cómo podemos (asumiendo la corresponsabilidad en el tema) encargarnos de lo que podemos manejar y hacer nuestro mejor para llevar a la mesa alimentos sanos y seguros.

Así y a los efectos del consumidor regular, todo comienza por la compra de los productos (sea donde usted haya dedicado hacerlo). son claves las elecciones que como consumidores responsables  ya que en lo sucesivo cualquier inconveniente será de nuestra entera responsabilidad. Así, es importantísimo que se atreva a leer las letras pequeñas del contrato que establece con cada una de las empresas productoras de alimentos y que están distribuidas entre la lista de ingredientes y el etiquetado nutricional. Todo está allí, y no porque usted no sepa (o no pueda) descifrar la información, quedará exento de los efectos (positivos o negativos) de su consumo.

Aqui apelo muchas veces a lo que parece "obvio" pero que pasa desapercibido.... le pongo un ejemplo: usted va al frigorífico y con las mismas manos con las que se manipulas las carnes, se recibe el dinero...o peor, su tarjeta de débito. Esos microorganismos propios de la carne cruda quedan como una impronta en su cartera y luego usted (o sus hijos, a los que les encanta jugar con lo que tenemos en el monedero) entra en contacto con ellos. Así de simple es la contaminación cruzada! si esta vulnerable, puede enfermar severamente y necesitar tratamiento a las pocas horas. 

Algo similar puede ocurrir mientras recorre el supermercado. Por razones enteramente de marketing, los supermercados están diseñados "pensando" en hacer más cómoda su experiencia de compra, pero poco se piensa en la inocuidad. ¿Se ha percatado que cuando entra a estos establecimientos, muchos de los productos que requieren refrigeración están a la mitad del supermercado? en algunos caso está al entrar, lo que hace aún más delicado el asunto pues esos productos pasarán un buen tiempo peligrosamente expuestos a temperatura ambiente, ideal para la proliferación de organismos patógenos que no siempre se eliminan con el tratamiento térmico de la cocción. 

Llegando a la casa, ocurre un fenómeno bien particular...dependiendo de la cuidad donde se encuentre, hay una tendencia a guardarlo TODO en la nevera, con la esperanza de extender su vida útil incluso más allá de lo "posible". Este fenómeno se ha agudizado en los últimos años, especialmente pues cada vez tenemos menos tiempo para salir a comprar lo que se necesita diaria o semanalmente....damos entonces prioridad a una determinada marca de pan o galletas, sólo por la fecha de vencimiento sin importar en valor nutricional....resuena para usted? y nuevamente debo aclarar que como químico de alimentos sufro poco de quimiofobia, no obstante busco mantener el equilibrio entre mi conveniencia y lo más saludable para mi y para mi familia. 

Finalmente, la elaboración de los alimentos cierra el ciclo con un aporte inconmensurable pues es allí donde podemos eliminar los riesgos que pudieron permanecer aún con todos los cuidados durante las etapas previas. El tratamiento térmico suele ser nuestra mejor herramienta, pero debe tener en cuenta que no todos los peligros se combaten así, existen otros riesgos inherentes a ciertos alimentos que permanecen latentes esperando el momento propicio. 

Aprovecho este post para invitarte a mi próximo encuentro Cocina Segura del mercado a tu mesa, este sábado 20 de Febrero en los Espacios en Blanco del CC Bello Campo. Será una mañana de compartir información que educa para la salud de toda la familia, develaremos algunos "mitos" arraigados en muchos hogares y que pueden poner en riesgo nuestra salud. Exploraremos cuanto duran realmente los alimentos y qué pasa cuando "alargamos" estos tiempos y reflexionaremos acerca de nuestro aporte como consumidores responsable, parte del legado para todos los niños sobre los que tenemos algún tipo de influencia. Si quieres inscribirte, escríbeme a cocinasegura@gmail.com Hasta la próxima!

No hay comentarios

Publicar un comentario

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.