Síndrome de Asperger


El pasado 18 de febrero se celebró el Día Internacional del Síndrome de Asperger, en honor a Hans Asperger, psiquiatra y pediatra austríaco que describió la condición por primera vez en 1944.

Mucho se ha especulado de ésta condición y quizás por esa razón hay tanta desinformación en torno a ella. Como la mayoría de las condiciones descritas en éste espacio, no es una enfermedad y tampoco tiene “cura” por lo que las investigaciones tienden a buscar formas de mejorar la condición de quienes son diagnosticados con la condición.

Según la definición plasmada en las conclusiones del II Congreso Internacional sobre el síndrome de Asperger, realizado en Sevilla en 2009, se trata de una discapacidad social de aparición temprana, que conlleva una alteración en el procesamiento de la información. Los sujetos diagnosticados con Asperger presentan ciertos estilos de procesamiento cognitivo muy particulares alternativos -notoriamente, mostrando la capacidad de observar y señalar detalles que escapan a la mayoría de las personas neurotípicas- y frecuentemente, habilidades especiales en ciertas áreas del procesamiento.

Las investigaciones en torno a cómo mejorar la condición, indican que quienes tienen la condición padecen de dificultades para procesar las proteínas, por lo que una adecuada dosificación de las mismas puede mejorar el cuadro de los pacientes. Estudios más recientes, indican que las dificultades se centran en la dificultad para metabolizar el gluten (proteína presente en el trigo, avena, cebada y centeno) y la caseína (proteína de la leche)

En tal sentido, una dieta libre de gluten y caseína han demostrado una mejoría de los trastornos gastrointestinales del niño así como también una importante mejoría en el comportamiento.

Lo que se conoce hasta los momentos es que debido a las malformaciones del intestino, el metabolismo de proteínas a aminoácidos se hace de manera incompleta y tanto el gluten como la caseína son transformados en péptidos opiáceos que resultan tóxicos alterando el funcionamiento cerebral. De ser así, la supresión de ambas proteínas en la dieta mejora la condición de las personas con el síndrome y por ende, su calidad de vida y la de sus familias.

Si deseas conocer más acerca del régimen libre de gluten y caseína puedes contactarme vía micocinasegura@gmail.com

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.