Loncheras para el trabajo



Haciendo memoria para identificar cuándo comenzó mi interés por las loncheras, recuerdo mis días de universitaria, cuando tenía sesiones de laboratorio de más de 6 horas, en las que por supuesto no tenía tiempo para ir al comedor…tampoco deseaba hacerlo, pero de que tenía que alimentarme estaba muy segura. La opción definitivamente era preparar algo en casa y llevarlo a clase, la hora para comerlo era indefinida, pero al menos tenía algo seguro en mi morral.

Muchas personas preparan a diario su lonchera pues quieren ahorrar, cuidarse o simplemente satisfacer sus gustos culinarios. Sea cual sea el caso, hacerlo por varios años puede resultar una tarea extenuante y si luego tenemos hijos, el asunto se complica. Así, generalmente la opción es visitar el lugar de comida más cercano al lugar de trabajo y olvidar que hay que cuidarse, la prioridad es comer, aunque sea chatarra.

A continuación, algunos criterios para escoger la mejor lonchera:

Una o dos raciones: Lo primero que debe considerar al momento de preparar su lonchera, es para qué momento del día la está preparando. A mi me tocaba llevar el desayuno y el almuerzo a mi oficina, quizás algunos de uds estén en la misma situación. Por lo tanto, si debe preparar y empacar dos comidas, debe conseguir una lonchera amplia, de ser posible con compartimientos separados para evitar la mezcla de olores y el intercambio de temperatura.

Materiales: El interior de la lonchera debe ser de un material aislante, para garantizar la temperatura óptima de almacenamiento. El exterior debe ser de un material resistente y lavable. Algunas opciones tienen bolsillos para cubiertos, servilletas y hasta para la bebida.

Recipientes: Como en la mayoría de los casos debemos calentar en microondas, escoja aquellos recipientes aptos para tal fin. Si tiene dudas, revise la parte de abajo, por lo general el fabricante usa ese espacio para informarle si es o no apto. Algunos prefieren los de vidrio, sin embargo, no los recomiendo para la lonchera pues son muy pesados y el riesgo que se quiebren está amenazando constantemente. Asimismo, los recipientes metálicos tampoco son buena opción, ya que generalmente transmiten el característico sabor a los alimentos.

Evite envolver los alimentos en papel de aluminio, además de que no es reciclable, suele transferir un sabor metálico y no se puede usar con el microondas. Algunas personas utilizan el film plástico, es un poco menos dañino que el aluminio, sin embargo deber retirarlo antes de calentar.

Para finalizar, les sugiero incluir un mantel y de ser posible, escoja un bonito juego de platos y téngalos en la oficina… hay que construir un ambiente agradable aún fuera de casa. Hasta la próxima!!!

1 comentario

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.