Volvamos a lo básico


Comienza un nuevo año y las energías renovadas nos permiten idear nuevas propuestas para mejorar el contenido de la lonchera.

No obstante, a pesar de los esfuerzos que podamos hacer desde éste espacio y de muchos otros, ocupados por mejorar los hábitos de alimentación en los escolares, creo que la clave del éxito está en enseñar a los chicos, la importancia de una buena alimentación y los criterios para la selección de los alimentos más convenientes para cada condición.

Así como se realizan charlas de prevención del consumo de drogas, embarazo precoz, violencia doméstica, entre otros, sugiero promover la realización de actividades que le permita a los chicos desarrollar criterios firmes para la selección de los alimentos más adecuados para su dieta, reconociendo los beneficios del consumo de frutas y vegetales así como también conocer las consecuencias del consumo excesivo de grasas y carbohidratos.

Por otra parte, es importantísimo apoyar a los responsables de la selección y el manejo de los alimentos en las cantinas escolares. Si bien es cierto que ellos tienen una larga experiencia en el medio, sabemos que los costos pueden incidir en la selección de alimentos de menor calidad o menos saludables para mantener los precios en un rango manejable para los padres. Este es un precio muy alto, que pagamos a largo plazo, pues todo el esfuerzo que hacemos en casa por inculcar hábitos saludables, se pierden en 5 minutos, cuando los chicos terminan escogiendo un alimento frito en la cantina.

Es una cuestión de alternativas, el tema aquí es que en realidad no hay para escoger: o es tequeño o es empanada, ambos fritos!!! Y para acompañar jugos envasados con un alto contenido de azúcar, galletas y chucherías procesadas con una gran cantidad de aditivos… muy poco saludables a mi juicio.

No pretendo hacer una campaña en contra de los alimentos procesados, mas considero que los chicos ya tendrán tiempo de probarlos, mientras estén pequeños, ¿qué les parece ofrecerle alternativas mas naturales? Se habla mucho del desarrollo de alergias alimentarias y una gran cantidad de condiciones asociadas a los alimentos consumidos, tiene sentido entonces volver a lo básico y educar al organismo a las opciones saludables, sus cuerpos lo agradecerán más adelante.

Me despido por hoy, dejándoles una sencilla reflexión: “Somos lo que comemos” Hasta la próxima!.

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.