Comer bien, a pesar del régimen especial


Comer es uno de los placeres más grandes de la vida, sin embargo, para algunas personas significa un hormigueo en la lengua, dolor de cabeza, debilidad y hasta visitas imprevistas al baño.

Si dado el momento, el especialista le dice que los cereales que acostumbra a tomar en el desayuno quedan terminantemente prohibidos o que los huevos deben desaparecer de su dieta, o incluso la leche y en general los productos lácteos deben desaparecer de su alacena, seguramente se preguntará ¿Qué puedo comer?

Su medico tratante seguramente le entregará una lista de alimentos “prohibidos” lamentablemente, no le entrega una con los que si puede comer ¿no es así? Así que le toca visitar Internet (a sitios como este, por ejemplo) y entrenarse en la nueva forma de cocinar sus alimentos.


Identifique su condición

Lo primero que debe tener en cuenta es identificar claramente el origen de las prohibiciones: Es una Alergia o una Intolerancia alimentaria?. En mi post Intolerancias alimentarias explico con detalles el mecanismo de acción de condiciones como la Celiaquia, intolerancia a la lactosa, Galactosemia entre otras condiciones en la que el alimento en cuestión debe ser eliminado de la dieta por el resto de la vida. En el caso de algunas alergias alimentarias, las personas pueden mejorar la sensibilidad o por el contrario, pueden tener que eliminar completamente el ingrediente pues los síntomas empeoran con la exposición.

Un toque de calor o eliminar la piel

En el caso de algunos alérgenos, las proteínas responsables de la reacción se degradan al ser expuestas a altas temperaturas, por lo que si es usted alérgico a la zanahoria cruda, es posible que cocida ya no le produzca los síntomas. Asimismo, algunos alérgenos pueden estar sólo en la piel del alimento (ej. Pimentón) por lo que al eliminar la piel, es posible que ni se dé cuenta que su plato favorito lo contiene.

Almacenamiento

Durante su almacenamiento, algunos alimentos producen catabolitos antes de que la descomposición sea evidente. La histamina  es una de esas sustancias, y esta es la responsable de una gran número de reacciones alérgicas (ej. A los productos del mar). De igual forma, la histamina se puede producir durante el marinado y ahumado de las carnes, por lo que preste atención a la respuesta de su cuerpo antes de eliminar un alimento, el responsable puede ser el ingrediente que usó para “aliñar”. Tenga en cuenta que algunos quesos madurados pueden aumentar considerablemente su contenido de histamina durante períodos prolongados de almacenamiento, así que el asunto puede ser la histamina y no el queso!!

En las próximas publicaciones, más consejos para cocinar seguros sin prescindir del sabor. Hasta la próxima!!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.