Sopa en Lonchera


Cuando comencé con esta maravillosa tarea de preparar loncheras siempre tuve la inquietud de llevar sopas o cremas, pues además de considerarme fanática de ellas son excelentes para aumentar la sensación de “llenura” y así las raciones de comida son más pequeñas.

La clásica pregunta es, ¿Cómo la almaceno? Fría o caliente. Según lo descrito en le post “Lonchera Segura: La temperatura" los alimentos deben permanecer fuera de la zona de peligro durante su almacenamiento. Esto quiere decir, por debajo de 8 ºC y por encima de 49ºC así que mi primera alternativa fue envasarla en frío.

Preparada durante el fin de semana, un consomé de pollo (si es clarificado mejor) se puede mantener en el refrigerador hasta por 5 días y congelado hasta un poco más de un mes. Este servirá de base para preparar otras comidas y salsas o simplemente de entrada durante el almuerzo.

Al ser un caldo nutritivo es propensa a deteriorarse rápidamente por lo que la temperatura es crítico. De la nevera a la lonchera (con cool pack) y luego a calentar en el microondas o en cocina convencional.

Ahora bien, qué pasa si quiero llevarla caliente? Y al querer contestar la pregunta encontré varias opciones altamente recomendables:



            Utilice contenedores aislantes: Existen en el mercado varias opciones que mantienen los líquidos calientes hasta por 4 horas. Son de metal y quizás esa sea una de sus desventajas, no obstante lo he utilizado y es excelente. Existen otras opciones (la mayoría se consigue a través de compras electrónicas) elaboradas de material aislante, libres de BPA, aptos para el lavavajillas etc.




    Deshidrátela usted mismo: Aunque suena complicado, no lo es. Sólo que requiere tiempo y la disponibilidad de un equipo deshidratador. No todos los disponibles en el mercado son aptos para deshidratar sopa, así que a la hora de comprar  debe revisar cuidadosamente las instrucciones de uso , en especial la disponibilidad para secado en bandejas. Una vez deshidratada, el polvo es bastante estable (si secó adecuadamente) y puede reconstituirse con agua caliente (casi como hacer el té). La mayor desventaja que encuentro con éste método es que el rendimiento del proceso es muy bajo.

Finalmente, por lo momentos seguiré con la primera alternativa y llevo mi sopa en una contenedor aislado y prontito espero tener el Deshidratador en casa para hacer las pruebas de rigor. Hasta la próxima!!!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.