La alimentación del niño diabético



Contrario a lo que muchos piensan, la alimentación de un chico diagnosticado con diabetes no dista mucho de los retos que enfrentan los padres de hoy al alimentar chicos sin diabetes. Con tantas tentaciones, los niños se exponen a edad muy temprana a alimentos hipercalóricos y con un alto contenido de grasas que alteran significativamente el delicado equilibrio de su cuerpo.

La diabetes tipo 1, también conocida como diabetes juvenil pues se diagnostica a muy temprana edad, implica que el páncreas del chico es incapaz de producir la insulina necesaria para transformar el azúcar en la energía necesaria para su vida cotidiana. En estos casos, el chico debe aprender a manejar su condición, incluyendo la labor de su Páncreas, inyectando la insulina necesaria para procesar el azúcar ingerida.

En general, cuando se prepara el plan de alimentación de los niños, se debe prestar importante atención al contenido nutricional de los alimentos y en el caso de niños con diabetes,  también se debe atender la cantidad de carbohidratos que se suministran. De hecho, esto posiblemente sea la gran diferencia, pues pocas veces estamos pendientes de la cantidad de carbohidratos que consumen nuestros chicos.

Uno de los más grandes mitos del plan de alimentación de los diabéticos es que deben eliminar por completo el azúcar de sus platos pues incrementan el valor de la glucosa en sangre y eso no es del todo cierto. Muchos otros alimentos incrementan este valor, por lo que es importante conocer sus fuentes para poder cuantificarlas y ajustar la dosis de insulina. El valor de la glucosa en sangre puede aumentar cuando se consume algún tipo de carbohidrato, sea simple o complejo, por eso, es importante estar atentos.

Como ya les comenté, el plato de un chico diabético no es muy diferente al de un chico sin diabetes. El siguiente diagrama le ayudará a llenarlo de forma adecuada:


Fuente: http://www.extension.uidaho.edu/diabetesplate/index-s.html


Los carbohidratos simples son los que más rápido se asimilan y pasan al torrente sanguíneo, por esa razón hay que consumirlos con moderación. El azúcar y todos sus derivados pertenecen a esta familia, así que es muy importante que a la hora de comprar los alimentos, revise en la etiqueta la presencia de:

Azúcar de caña
Azúcar refinado
Melaza
Agave
Azúcar morena
Jarabe de maíz
Entre otros…

A este grupo también pertenecen la lactosa y la fructosa, que son disacáridos que se encuentran naturalmente en la leche y en las frutas respectivamente, así que preste especial atención a las porciones de leche y frutas que se ingieren.

Los carbohidratos complejos se transforman en azúcar muy lentamente y en algunos casos estos simplemente no se asimilan y pasan directamente para ayudar al tránsito intestinal (fibra). A este grupo pertenece un importante número de alimentos cuyo punto en común es su contenido de almidón.

Panes y pastas
Cereales integrales
Vegetales
Tubérculos
Leguminosas (granos)

Por último, para escoger los mejores carbohidratos complejos, es importante conocer su Indice Glucémico (IG) pues define cuán rápido pasan al torrente sanguíneo. Mientras más alto sea el IG, más rápido se asimilan y viceversa.

En la próxima entrega, les comentaré un poco más acerca del IG y su valor para el plan de alimentación, hasta la próxima!!!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.