SUPERALIMENTOS: Huevos en la lonchera


Para continuar nuestro ciclo de superalimentos en la lonchera, hoy le dedicamos el espacio a un alimentos controversial si de loncheras se trata, básicamente por el fuerte y caraterístico olor que tiene. No obstante, les prometo que estas alternativas minimizan este tema y lo hacen más accesible.


Durante mucho tiempo, el huevo ha sido señalado con el dedo acusador, debido a algunos mitos relacionados con su contenido de colesterol. No obstante, hoy se sabe que este “mal entendido” ya no es cierto y por el contrario, se recomienda el consumo diario, en especial en personas activas, pues contiene los 8 aminoácidos esenciales. Hoy en día se sabe que el huevo eleva los niveles de colesterol HDL (el bueno) y contribuye a disminuir el LDL (el malo), la clave es la forma en la que lo consume, evidentemente el último de la lista es el huevo frito.

Según un estudio publicado en la revista Nutrition and Food Science, su consumo puede impulsar la salud y ayudar en la lucha contra la obesidad. Son excelentes en la prevención de la degeneración de la macula, una enfermedad que puede causar ceguera, gracias a su contenido de antioxidantes: luteína y zeaxantina.

La yema del huevo es buena para el cerebro. Es un rica fuente de colina, nutriente que ayuda a mantener la estructura de las células cerebrales. La colina es especialmente importante para el desarrollo del cerebro fetal. Por lo que se recomienda el consumo durante el embarazo.

La clara aporta las dos terceras partes del peso total del huevo, es 90% agua, el resto es proteína, trazas de minerales, materiales grasos, vitaminas.

Al ser uno de los pocos alimentos que aportan vitamina D, son excelentes para el mantenimiento de la estructura ósea, pues ayudan a fijar el calcio que se consume diariamente.

Con todos estos beneficios, cómo dejar de incluirlos en nuestra dieta? A continuación les ofrezco dos alternativas deliciosas que se pueden incorporar a la lonchera:

Pastel de ajoporro

Ingredientes:
(para 4 personas)

3 huevos
200 ml de crema de leche (si es baja en calorías aún mejor)
4 ajoporros
una pizca de nuez moscada
2 ramitas de eneldo fresco o una cucharadita de eneldo seco,
aceite de oliva, sal, pimienta y aceite de oliva.

Preparación:

Elimina la raíz de los ajoporros y la parte más verde. Córtalos en rodajas y lávalos bien bajo el agua del grifo. Déjalos escurrir.

Si utilizas el eneldo fresco, lávalo bien, y sécalos con papel de cocina. Pícalos finamente.

Coloca el ajoporro en un sartén grande, con unas gotas de aceite de oliva y cocínalos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante unos veinte minutos. Condimentamos con sal, pimienta, nuez moscada y reservalos.

En un bol, bate a mano los huevos. Agrega la crema de leche y el eneldo y bate suavemente. Por último, agrega la mezcla de ajoporros cocidos, removiendo bien.

Si utilizas un molde de para hornear de silicone, coloca la mezcla directamente. Si el molde es de otro material, procura untar un poco de mantequilla para evitar que se pegue. Hornear a 180º C por 35 min. Sabrás que está listo cuando al introducir un palito de Madera, éste sale seco.

Este plato se puede comer caliente o frío, por lo cual se adapta perfectamente a la lonchera. Si no quieres dejar todo el comedor innundado con el desagradable aroma a huevo cocido, entonces cómelo frío, te va a encantar!!! Puedes sustituir el ajoporro por espinacas y también quedará delicioso.

Frittata de pasta
Se necesita un sartén que se pueda llevar al horno

Ingredientes:
(para 4 personas)
1/2 cucharadita de orégano picado
300 g de spaguetti (pueden ser los sobrantes de un plato anterior)
50g de jamón de pavo, pierna o tocineta.
1/2 cucharadita de perejil picado
60 g de parmesano rallado
4 huevos
Sal y pimienta recién molida
30 g de mantequilla


Preparación:
Si no cuentas con pasta previamente cocida, cocinar la pasta en abundante agua con sal y escurrir.

Batir los huevos junto con el queso, las hierbas, la sal y la pimienta. Poner la pasta en la mezcla de huevo e impregnar completamente. Derretir a fuego lento la mitad de la mantequilla y dorar el jamón, en una sartén de 24 centímetros de diámetro y verter la pasta y los huevos, tapar y dejar cocer hasta que cuaje. Una vez cuajada, colocar un poco mas de queso por encima y llevar al horno por unos 15 minutos.

Esta frittata es un plato típico italiano, muy parecido a la tortilla española y como tal las combinaciones son infinitas. Espero que la disfruten!!! Hasta la próxima.

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.