Leguminosas, proteína vegetal para la lonchera


Continuamos con el ciclo de los superalimentos para la lonchera segura con el consentido de la casa: los granos.

Existen más de 1300 especies de leguminosas, pero sólo unas 20 son parte de la dieta humana. Entre las ventajas del consumo de leguminosas está su alto contenido de proteína. El bajo contenido de aminoácidos azufrados de la proteína de las leguminosas requiere ser complementada con cereales para mejorar el perfil de la proteína dietaria, por lo que al combinarlas con el arroz nos aportan el perfil de aminoácidos esenciales.

Adicionalmente, las leguminosas son fuentes de compuestos beneficiosos que tienen un efecto protector en el desarrollo de enfermedades como son diversos tipos de cáncer, hipercolesterolemia, diabetes, osteoporosis, etc.

Caraotas, frijoles, ejotes, judías, garbanzos, lentenjas, habas, guisantes y soya son algunos de los nombres que reciben estos pequeños granos que me gusta llamar milagrosos, pues con tan solo una taza de ellos podemos ingerir suficiente fibra dietética para mejorar el tránsito intestinal, previniendo el estreñimiento y finalmente el cáncer de cólon.

Las legumbres tienen cantidades importantes de hierro, cobre, carotenoides, vitamina B1, niacina, y constituyen una fuente importante de ácido fólico. Diversos estudios de investigación indican que la ingesta de alimentos ricos en folatos puede prevenir las enfermedades coronarias. Tienen buenas cantidades de calcio y hierro y son una buena fuente de vitaminas del grupo B. Los guisantes o judías verdes, son una excelente fuente de vitamina C.

Lamentablemente, muchas personas tienen la idea de que las leguminosas se digieren mal, sin embargo, el proceso de digestión se realiza en su totalidad en condiciones normales en individuos sanos, con la gran ventaja de que son carbohidratos de lenta asimilación y de bajo índice glucémico. La causa de esta creencia puede estar originada en los síntomas que se presentan en el intestino grueso, con formación de gases y dilatación. Estos se deben a la fermentación de los azúcares no digeribles (hidratos de carbono complejos y fibra), que en personas con trastornos gastrointestinales pueden acentuarse por el alto contenido de proteínas en las legumbres.

Para evitar o minimizar la flatulencia producida por las leguminosas, es aconsejable cocinarlas, combinarlas y masticarlas bien. En la cocción se pueden utilizar algas marinas o hierbas como estragón, comino e hinojo, que mejoran la digestión y evitan la flatulencia. La masticación lenta y una buena insalivación generan el aporte enzimático imprescindible para el correcto desdoblamiento de los almidones. Estimule el desarrollo de las enzimas digestivas incorporando lentamente cantidades de leguminosas a su dieta, comenzando por las de mas fácil digestión como lentejas y posteriormente los mas pesados como caraotas y frijoles.

Con estos argumentos, no les provoca llevarlos en su lonchera? Entonces continúa leyendo pues aquí dejo varias alternativas:


Hummus

Ingredientes:

400 gramos de garbanzos cocidos (y un poco de caldo),
3 cucharadas de tahini o pasta de sésamo,
2 dientes de ajo,
zumo de medio limón,
60 mililitros de aceite de oliva,
1 ramita de perejil (o cilantro),
pimentón picante, comino en polvo, pimienta negra y sal.

Preparación:

Según cómo te guste la textura, podrás triturar a mano, con la batidora o con un robot de cocina, queda muy rico con algunos trocitos, pero ahora está muy de moda el servir los purés con una textura especialmente fina. Así que pon todos los ingredientes en un bol o en el vaso del robot, reservando unos garbanzos y perejil para la decoración. Tritura hasta obtener la textura deseada.
Envásalo en un recipiente para llevar en la lonchera y acompaña con pan de pita, palitos de zanahoria y celery (apio).


Veggie Burger

Ingredientes:

1 taza de lentejas cocidas
1 cebolla mediana
1 zanahoria
½ taza de almendras picadas
1 cda. de aceite vegetal
Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Rayar la zahoria. Colocar las lentejas, la cebolla y el aceite en el procesador de alimentos o licuadora hasta obtener una mezcla homogénea. Unirlas con la zanahoria y las almendras y condimentar con sal y pimienta al gusto.

Separar la mezcla en porciones del tamaño de una mandarina  colocarlas en el grill o asador y aplastar para darle forma de hamburguesas. Déjelas dorar por ambos lados y sirva sobre su pan favorito, acompañado de lechuga, tomates, aceitunas negras y su salsa favorita.

Puedes sustituir la taza de lentejas por media taza de harina de lentejas si tienes prisa y no tuviste tiempo de cocinarlas!!! 

Puede comerlas acompañadas de arroz o cous cous y bañarlas con una deliciosa salsa a base de yogurt. Una comida completa y deliciosa!!!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.