7 consejos para la cena de Navidad


Llegaron las fiestas y con ellas las celebraciones y cenas con amigos y familiares. Son los días de hacer hallacas, pernil, pan de jamón, la clásica ensalada de gallina y por supuesto, los postres de la temporada.

En todos hay un factor común, se preparan con antelación y para mucha mas personas de lo habitual, por lo que el esfuerzo es superior y las exigencias a nuestra cocina se multiplican. Como sé que en medio de la alegría, le prestamos más atención al sabor y no a la seguridad, aquí les dejo 7 prácticos consejos para que durante estas fiestas se compartan alegrías y no Enfermedades Transmitidas por Alimentos:

  1.   PLANIFIQUE CON ANTELACIÓN: Y cuando digo planificar, no es sólo ir al supermercado y comprar los ingredientes con antelación, me refiero a planificar si tenemos los utensilios necesarios para elaborar las 100 hallacas que queremos hacer, la bandeja para hornear el pernil de 8 Kg, espacio en la nevera para guardar la ensalada de gallina, suficiente espacio para servir a la temperatura adecuada, etc.

  2.   ALMACENE Y PREPARE CON SEGURIDAD: Refrigere los alimentos crudos separado de los cocidos. Refrigere los alimentos cocidos en un tiempo no mayor a dos horas, para prevenir su deterioro y la proliferación de microorganismos. Lave los utensilios y tablas de picar y los mesones de trabajo con frecuencia, con agua caliente y abundante agua y jabón.

    3.     COCINE A LA TEMPERATURA CORRECTA: Un error típico de éstos banquetes es calcular el tiempo estimado de cocción en virtud del tamaño de la comida, sin considerar temas como la potencia del horno, la temperatura, el espacio para circular el aire caliente entre otros. Lo ideal, para garantizar una cocción adecuada desde el punto de vista de seguridad alimentaria, es utilizar un termómetro de cocina y cuando la parte mas interna del alimento esté a la temperatura recomendada, comenzar a tomar el tiempo de cocción.

    4.   TRANSPORTE ADECUADAMENTE: Trasladar grandes cantidades de comida de un lugar a otro puede ser el espacio propicio para el desarrollo de microorganismos pues lo caliente se enfría y lo frío se calienta, así que si debe trasladar sus platos de un lugar a otro asegúrese de hacerlo de la forma correcta. Lo caliente, por encima de los 45 ºC y lo frío por debajo de los 10 ºC.

    5.     SI NECESITA RECALENTAR: Cerciórese de hacerlo durante el tiempo suficiente para aniquilar a las bacterias que pudieron desarrollarse, tibio no es suficiente, los alimentos deben estar humeantes para estimar que fueron recalentados el tiempo suficiente. Si son sopas o salsas déjelas hervir, es la única forma de estar seguros.

    6.     MANTENGASE ALEJADA DE LA ZONA DE PELIGRO: La zona de peligro es entre 15 y 45 ºC, trate de mantener sus alimentos crudos y cocidos fuera de éste rango para garantizar que las bacterias no se desarrollen y puedan producir enfermedades.

   7.   SI TIENE DUDAS, A LA BASURA: No se arriesgue innecesariamente, si dejó algún alimento fuera del refrigerador durante la noche, es preferible que lo descarte, luego de los atracones decembrinos nuestro organismo debe volver a la tranquilidad de forma segura.

Espero que estos sencillos consejos le permitan disfrutar con su familia de éstas deliciosas fiestas. Hasta la próxima.

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.