La Lonchera, una opción saludable para ahorrar en vacaciones (Parte 1)

Sin lugar a dudas la llegada de las vacaciones escolares representa la mayor movilización de  temporadistas en nuestro país. A pesar de las dificultades para hacerse de un buen paquete turístico, los venezolanos hacen todo lo posible por disfrutar de un merecido descanso.

Ya en la pasada temporada de Semana Santa, los medios reflejaron un incremento de hasta 47% en el número de viajeros haciendo turismo nacional, por lo que para esta temporada Agosto-Septiembre 2014 se espera una movilización similar.


El turismo nacional se perfila como el destino turístico más demandado en esta temporada y tanto por aire, mar o tierra los venezolanos planifican el recorrido de principio a fin. Muchos realizan sus reservaciones con bastante antelación para garantizar mejores precios, sin embargo, este rubro es de los más impactados por la inflación así que aún ante una incesante planificación, comer y dormir son los gastos más fuertes que debe afrontar el núcleo familiar si quiere disfrutar de unos días fuera de casa.

Generalmente por estos días la Lonchera también se toma una pausa, sin embargo, creo que este año vale la pena considerarla como una alternativa para minimizar los costos de alimentación durante los días de descanso y así no sólo cuidamos el bolsillo sino también nuestra salud.

Para nadie es un secreto que durante los días de vacaciones tenemos la excusa perfecta para decidir abandonar la dieta. Un régimen de alimentación que muchos han estado haciendo durante los últimos 4 meses o más, para prepararse y lucir un “cuerpo de revista”. No obstante, las cifras de la FAO 2013 nos muestran una cruda realidad: Venezuela ocupa el primer lugar en Suramérica con 30.8% de adultos con obesidad, una cifra alarmante pues en el informe del año 2009 ocupamos el lugar número 6.

En un país donde alimentarse sano puede resultar una tarea titánica, muchos optan por hacer una o dos comidas ricas en carbohidratos y grasas pero deficientes en los nutrientes  necesarios para el correcto desarrollo de las funciones vitales. Esta práctica que puede resultar más económica mes a mes, genera un desbalance calórico en el individuo que a largo plazo se traduce en la aparición de enfermedades no transmisibles como hipertensión y diabetes, además de ser una de las causas fundamentales de la indetenible pandemia de la obesidad.

Si decide invertir en su salud, una excelente forma de hacerlo es tomando el control de todo lo que come y para ello, lo mejor que podemos hacer es preparar personalmente nuestros alimentos.

Se que puede resultar agotador pensar que aun en vacaciones debe preparar la comida, no obstante, piense en los beneficios que traerá para usted y para su familia…créame que el esfuerzo lo vale.
Durante el viaje:

Si usted decidió viajar en su propio vehículo, seguramente emprenderá la travesía muy temprano. A esa hora le recomiendo que prepare un buen desayuno, así el que maneja tiene suficiente energía y evitamos hacer una parada para comer, que puede resultar bastante costosa.

Para que tenga una idea, una arepa con jamón y queso, un café grande y un jugo natural  “en la carretera” puede estar por el orden de Bs. 220 por persona, si multiplicamos por 4,1 (promedio del núcleo familiar en Venezuela según el INE)  el desayuno del camino puede llegar a casi  Bs. 1000. Si quiere colocar jamón de pavo y queso blanco para hacer el desayuno más saludable, el precio podría ser superior. Si lo quiere con más sustancia, podría pedirla con carne o pollo, pero así el menú se incrementaría entre 10-15%.

Con esa misma cantidad de dinero, usted puede comprar: un paquete de un 1 Kg de harina de maíz precocida (o de plátano si no consigue) con lo que puede preparar entre 15 y 20 arepas (dependerá de su tamaño) 1 Kg de jamón de pavo  y 1 Kg de queso blanco pasteurizado rebanados para rellenar las arepas. Puede comprar también un saco de naranjas que si le salen buenas alcanzan para unos 10 vasos de jugo.

Si viaja en la red extraurbana de transporte terrestre y dependiendo de la ruta, se programan una o dos paradas para que los pasajeros y el chofer puedan hacer una pausa para comer e ir a los sanitarios. Aquí sucede exactamente igual a cuando se viaja en vehiculo particular, comer en estos lugares puede resultar un gasto importante, por lo que le recomiendo preparar una lonchera para cada integrante de la familia: Esta puede contener un sándwich con el relleno de su preferencia, una galleta y una fruta. En las tiendas de conveniencia puede comprar sólo las bebidas, ahorrando una cantidad importante de dinero que podrá invertir más adelante en alguna actividad de recreación con su familia.

Viajar por avión representa en si mismo uno de los medios de transporte más costosos pues no sólo el pasaje tiene un costo superior comparado con otros medios, sino que debe considerar los traslados al aeropuerto y por supuesto las comidas durante la estadía en la zona de embarque. Aún si viaja muy temprano, el aeropuerto nacional le ofrece algunas alternativas para desayunar, no obstante, aquí le reitero mi invitación a preparar unas buenas loncheras para toda la familia, pues le resultará más económico y podrán mantener a los pequeños de la casa entretenidos durante la espera.

Si viaja con niños, es imprescindible que considere llevar algunas alternativas para merendar durante el traslado. Las galletas son una magnífica alternativa, pues no sólo le resultarán conocidas a sus pequeños sino que también son muy fáciles de transportar y almacenar.

Si su destino implica un viaje en ferry, es muy importante que considere que los movimientos de la embarcación pueden hacer que usted o algún integrante de la familia se sienta indispuesto. En estos casos, es muy importante que planifique la hora de la comida para que sea al menos 2 horas antes de emprender el viaje, así la digestión está avanzada y minimizamos los riesgos de un accidente a causa de los mareos.

Lleve consigo sólo algunas opciones para merendar, unas galletas o mejor alguna fruta, así estará preparado por si alguno siente apetito y recuerde llevar suficiente agua embotellada pues el ambiente podría deshidratar a los más vulnerables (niños y adultos mayores).

Si ya sacó sus cuentas y ha decidido preparar la lonchera viajera, permítame compartir algunos datos importantes:

   1) Si estima llevar alimentos que requieren refrigeración (lácteos o frutas picada) es imperativo que pueda garantizar que la temperatura se mantenga estable durante el viaje, para evitar la descomposición a causa de las bacterias.

TIP VIAJERO: Ahórrese la compra del hielo para el camino. La noche previa al viaje, llene con agua corriente algunas botellas plásticas (verifique antes si caben en la cava o lonchera) colóquelas en el congelador y a la mañana siguiente utilícelas para mantener la temperatura uniforme durante el camino.

   2) Manténgalo simple:  Algunas rutas pueden marear a sus pasajeros, así que evite alternativas que sean muy pesadas como guisos o granos.  Evite salsas que podrían resultar en un verdadero desastre durante el camino si se derraman y hacerle pasar un mal momento.

TIP VIAJERO: Relájese con las opciones, estamos de vacaciones así que comer un sándwich puede ser una alternativa práctica, saludable y deliciosa. Incluya algunos vegetales, sustituya la mayonesa por una cucharada de queso de cabra, no sólo mejora el sabor sino que el aporte calórico será mucho menor. Acompañe con una fruta y agua.

  3) Manténgase hidratado: Muchos de los destinos turísticos tienen una temperatura superior a la que usted acostumbra. Los niños en especial tienden a sudar más así que es importante que pueda tener fuentes de agua de buena calidad durante el viaje y los paseos.

TIP VIAJERO: Recuerde que el agua es el principal vehiculo de Enfermedades Transmitidas por Alimentos por lo que es clave que pueda contar con fuentes de buena calidad. “La diarrea del viajero” es causada principalmente por el consumo de agua de dudosa procedencia.

    4) Planifique la logística: Así como se planean los paseos, vale la pena ubicar los supermercados o tiendas de alimentos más cercanas a su lugar de hospedaje, así podrá tener a mano algunas alternativas para preparar las loncheras durante los paseos del viaje.

TIP VIAJERO: Si elige paquetes “todo incluido” puede ahorrar algo de dinero, no obstante, es preciso que preste atención al menú pues los excesos al comer pueden traer consecuencias poco agradables durante sus días de descanso.

Descarga esta magnífica infografía que preparamos con el equipo del Suplemento "Tu Bolsillo" que encarta cada martes el Diario 2001:



Continúa la próxima semana....

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.