Fórmulas infantiles...bien seguras!!!




Si tienes bebes pequeños que se alimentan con formula infantil o simplemente aun mantienen la rutina de tetero, es importante que tenga en cuenta que al ser una bebida láctea, es un perfecto “caldo” de cultivo para que diversas bacterias se desarrollen y produzcan síntomas indeseados en el sistema digestivo de su pequeño.

En tal sentido, quiero compartir con ustedes algunos consejos para garantizar la inocuidad y prevenir enfermedades transmitidas por alimentos:

A la hora de preparar el tetero:

               Lavarse las manos: Evite traspasar las bacterias que hay en sus manos a su bebé. Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos, en especial antes y después de preparar la fórmula.
               Prepare la fórmula en un área limpia para evitar la posibilidad de contaminación cruzada.
               Esterilice los teteros en agua hirviendo antes de usarlos por primera vez. Luego, y según la edad de su bebé, será suficientemente seguro lavarlos y secarlos incluso en un lavavajillas.  
               No esterilice las tetinas en agua hirviendo ni las lave en un lavavajillas. El calor rompe el látex de las tetinas y puede generar sensibilidad en el bebé. Lávelas a mano con agua caliente y jabón, enjuáguelas bien y déjelas secar al aire libre (cuidando exponerla al polvo e insectos)
               Generalmente, es seguro mezclar la leche de fórmula con agua fría que se haya hervido durante un minuto y enfriado a la temperatura corporal justo antes de utilizarla. Si no se deja enfriar el agua, puede provocar quemaduras graves. Conserve el agua cubierta mientras la enfría para evitar que se contamine con las bacterias circundantes.
               Si usa agua envasada para preparar la fórmula, recuerde que gran parte del agua envasada no es estéril, por lo que debe llevar a cabo el mismo procedimiento de hervido y enfriado.
               Use la cantidad exacta de leche de fórmula y agua que se especifican en la etiqueta, mezcle solo la cantidad suficiente para una ración, y prepárela inmediatamente antes de utilizarla.

Siga las instrucciones de la etiqueta al pie de la letra. Si se prepara demasiada fórmula y no se la mantiene refrigerada como corresponde, las bacterias pueden reproducirse en grandes cantidades. Cuantas más bacterias haya, más posibilidades habrá de contagio de enfermedades transmitidas por alimentos.

Preparar pequeñas cantidades de fórmula, según lo que necesite su bebé, así reducirá significativamente las posibilidades de contaminación. Si tiene que almacenarla, hágalo a baja temperatura, tenga en cuenta que a temperatura ambiente el tiempo se limita a dos horas, después de ese tiempo es un riesgo dársela a su bebé.

Bajo ninguna circunstancia almacene una formula que su bebé ya probó, pues las bacterias que se encuentran en su boca pueden deteriorarla muy rápidamente, así que si su bebé dejó el tetero a medio tomar….descártela de inmediato. Hasta la próxima!!!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.