Impuestos como estrategias para combatir enfermedades

En un reciente informe de la OMS se publicaron las conclusiones de los expertos, que muestran que aplicar un impuesto significativo a las bebidas azucaradas puede reducir el consumo y por ende reducir la obesidad, la diabetes tipo 2 y la caries dental. 

Las políticas fiscales que conducen a un aumento de al menos el 20% en el precio de venta de bebidas azucaradas se traduciría en reducciones proporcionales en el consumo de estos productos.


El Plan de Acción Mundial para la Prevención y Control de Enfermedades no Transmisibles 2013-2020 de la misma organización, propone que "según sea apropiado para el contexto nacional, los países consideran que el uso de instrumentos económicos que están justificados por pruebas, y pueden incluir impuestos y subsidios, para mejorar el acceso a la dieta sana opciones y crear incentivos para que los comportamientos asociados con mejores resultados de salud y desalentar el consumo de las opciones menos saludables”.

Hay fuertes indicios de los vínculos entre las dietas de alto contenido energético, el consumo excesivo de grasas saturadas y/o trans , azúcar y sal, bajo consumo de frutas y hortalizas y el aumento de la carga de la obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer. De acuerdo con la iniciativa para la Vigilancia de la obesidad infantil de la OMS en promedio, uno de cada tres niños entre 6-9 años tiene sobrepeso o es obeso en los países estudiados. Lo más preocupante, el problema está afectando de manera desproporcionada a los grupos más vulnerables de la sociedad: los niños, especialmente de las familias con ingresos limitados.

De acuerdo con las directrices de la OMS se recomienda que, para prevenir la obesidad y la caries dental, adultos y niños deben reducir su consumo de azúcares añadidos a menos del 10% de su ingesta diaria de energía (equivalente a alrededor de 12 cucharaditas de azúcar de mesa para adultos).

La evidencia muestra que los entornos en los que las personas hacen sus elecciones de alimentos tienen una influencia significativa en el lo que comen. Una de las cuestiones que los Estados miembros han puesto de manifiesto en varias ocasiones es como una de las principales preocupaciones es la capacidad para adquirir alternativas saludables. Por esta razón, se han comprometido a explorar, según el contexto nacional, el uso de medidas económicas e incentivos de precios para promover una alimentación saludable.

Varios países han puesto en práctica mecanismos fiscales con el fin de mejorar la salud de sus poblaciones. Irlanda, aumentó los impuestos establecidos sobre las bebidas azucaradas en la década de 1980, observando una reducción del 11% en el consumo con un aumento del 10% en el precio de compra. Sin embargo, no se examinaron los efectos del impuesto sobre la salud de la población. En 1981, Noruega propuso un impuesto sobre el azúcar, el chocolate y las bebidas endulzadas con azúcar. En la actualidad, el país tiene impuestos para todas las bebidas no alcohólicas con azúcares añadidos a razón de 2,81 coronas noruegas. La ingesta de limonada en polvo y refrescos regulares se redujo significativamente entre 2001 y 2008 (de 4,8 a 2,5 veces por semana y de 2,3 a 1,6 veces por semana, respectivamente) después del establecimiento de estos impuestos.

En Samoa, un impuesto sobre las bebidas endulzadas con azúcar 0,18 US $  por litro fue establecida en 1984. Australia se unió a la lista de países que adoptaron tales medidas en el año 2000, cuando impuso un impuesto del 10% sobre las bebidas endulzadas con azúcar, confitería, galletas y productos horneados. En 2002, la Polinesia Francesa promovió un impuesto de 60 francos (US $ 0,66) por litro de bebidas endulzadas con azúcar, confitería y helados. En 2006, Fiji impuso un impuesto del 5% sobre las bebidas azucaradas carbonatadas importados y en 2007, la República de Nauru, que se encuentra en una isla cerca de Australia, estableció un derecho de importación del 30% sobre el azúcar, confitería, bebidas carbonatadas, y la leche saborizada.

En 2011, Finlandia aumentó sus impuestos a las bebidas carbonatadas y productos de confitería por € 0.075 (US $ 0,10) por litro y 0,75 € por kilogramo, respectivamente. Dinamarca estableció un impuesto sobre estas bebidas de 0,34 coronas danesas (DKK) (US $ 0,64) por litro y desde 2011, los productos con un contenido de grasa saturada > 2.3% también se han gravado a una tasa de 16 coronas danesas (US $ 2.84) por kilogramo.

Las estadísticas del mayor minorista de bienes de consumo en el país, demostró que los consumidores daneses compraron carnes con menos grasa entre noviembre de 2011 y Agosto de 2012, y revelaron una reducción en las ventas de productos como mantequilla y todos aquellos que contienen este ingrediente. En Hungría, los impuestos sobre bebidas endulzadas con azúcar y alimentos ricos en energía se establecieron en 2011. Después de la aplicación del impuesto, las ventas de snacks salados disminuyeron (33% en los primeros 6 meses), al igual que las ventas de refrescos.

En Francia, desde 2012, todas las bebidas, con azúcar o edulcorantes artificiales se gravan a € 0,07 (US $ 0,09) por litro, y las bebidas energéticas en € 0,50 (US $ 0,64) por litro. Las ventas de bebidas no alcohólicas en supermercados disminuyeron por primera vez en muchos años, un 3,3% durante los primeros 4 meses después de la introducción de un impuesto adicional de aproximadamente € 0,07 por litro a las bebidas endulzadas  con azúcar o con endulzantes artificiales, que elevó el precio de estos productos en casi un 5%.


En 38 estados de los Estados Unidos, los impuestos han sido sobre las bebidas endulzadas con azúcar, a tasas que van desde 1,225% en Missouri hasta el 7% en Indiana, Mississippi, Nueva Jersey y Rhode Island. Aunque esta política está siendo evaluada para medir su capacidad para reducir la obesidad, la investigación sugiere que los impuestos corrientes sobre las bebidas endulzadas con azúcar cercanas al 5% son demasiado bajas como para tener un efecto sustancial sobre el consumo y los efectos asociados a la salud.

El caso de México es el más emblemático en nuestra región. En enero de 2014, el gobierno de México añadió un 1 peso por litro como impuesto al consumo en cualquier bebida sin alcohol con azúcar añadido (en polvo, concentrados o de bebida preparada) adicional al Impuesto Especial del país sobre Producción y Servicios, que se paga por el productor y representa aproximadamente un aumento del 10% en el precio para el consumidor.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte evaluó el desempeño del primera año de aplicación y mostró una reducción media del 6% en la compra de bebidas azucaradas con impuestos durante el año 2014. Esta reducción progresó en el transcurso del año para llegar a 12% en diciembre de 2014.

Los hogares con menos recursos tenían una reducción media en la compra de un 9% en 2014, aumentando a 17% en diciembre. El estudio mostró un aumento del 4% en las compras de bebidas libres de impuestos, específicamente de agua mineral.

Uno de los mayores desafíos fue la respuesta de la industria de los refrescos. Toda la industria involucrada presentó un frente unido contra el impuesto, con campañas muy agresivas en los medios de comunicación de televisión, radio, prensa y publicidad. Una de sus estrategias fue presentar a personajes influyentes, profesionales de la medicina y de la nutrición presentando sus argumentos en contra del impuesto y persuadir a la opinión pública a su favor.

Estos argumentos generan incertidumbre, especialmente en términos económicos, al centrarse en el impacto del impuesto sobre la industria en términos de despidos y la pérdida de ingresos. Los empresarios extranjeros amenazaban con retirarse del país. Por otra parte, el sector industrial desplegaron acciones destinada encontrar permanente de aliados, con un intenso lobby en el Congreso, el gabinete, y otras entidades oficiales.

Los mecanismos de reacción de la industria fueron similares en todo el mundo, a través de la movilización y el despliegue de grupos de fachada para advertir a los gobiernos de los falsos impactos en la economía como medio de promoción de los intereses de la industria.

Otra táctica por parte de la industria implicada ofertas constantes de financiamiento y patrocinio para actividades físicas y los programas de responsabilidad social empresarial.

Más de 2.6 millones de dólares fueron recaudados durante los primeros dos años de aplicación y algunos de estos ingresos está empezando a ser invertidos hacia la instalación de fuentes de agua en las escuelas de México.

Se concluyó que hay pruebas razonables de que el aumento y el diseño apropiado de impuestos a las bebidas endulzadas con azúcar daría lugar a reducciones proporcionales en el consumo, especialmente si tienen por objeto elevar el precio de venta en más de 20%.


Asimismo, hay una fuerte evidencia que confirma que los subsidios para las frutas y verduras frescas que reduzcan los precios entre 10-30% son igualmente eficaces para aumentar el consumo de frutas y verduras, por lo que parece que estas estrategias que impactan directamente el bolsillo del consumidor, podrían tener resultados positivos en su salud a mediano y largo plazo. 

Sé que algunos parecen escépticos al tema, personalmente considero que además de esta, deben articularse iniciativas que motiven al consumidor a informarse más acerca de los que compra y comparte en su familia, campañas que eduque para la salud y que motiven a la toma de decisiones asertivas al momento de elegir lo que van a comer, aunado a políticas pública que realmente favorezcan el acceso a alimentos sanos y seguros.

Hasta la próxima!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.