Hiperlipidemas, una razón para llevar un régimen especial de alimentación




Aún cuando para muchos especialistas las hiperlipidemias no son una patología en si misma, son una consecuencia del desbalance metabólico de algunas enfermedades y están asociadas a enfermedades como arteroesclerosis y pacreatitis. Está estrechamente vinculado a los términos “hipercolesterolemia” (niveles elevados de colesterol) y “hiperlipoproteinemia” (niveles elevados de lipoproteínas).

Las hiperlipidemias se clasifican según la división de Fredrickson basada en el análisis de lipoproteínas por electroforesis o ultra centrifugación. Este sistema fue adoptado por la Organización Mundial de la Salud desde 1970 y se mantiene vigente a la fecha:

Hiperlipoproteinemia tipo I
También conocida como Deficiencia de Lipoproteinlipasa, Hiperquilomicronemia Familiar o Síndrome de Buerger-Gruetz. El mecanismo de esta hiperlipidemia se basa en la deficiencia de la enzima lipoproteinlipasa que cataliza la degradación de triglicéridos a ácidos grasos simples. Esta deficiencia se debe a una mutación del gen que codifica esta enzima y es por lo tanto una enfermedad genética.

Hiperlipoproteinemia tipo II
Es la forma más común de todas las hiperlipidemias y se clasifica en dos tipos IIa y IIb en función de presencia del nivel elevado de triglicéridos aparte de la acumulación del colesterol en la sangre.
Tipo IIa
También conocida como hipercolesterolemia familiar,  se caracteriza por un nivel muy alto del colesterol acumulado en las lipoproteínas de baja densidad LDL. Esto se debe a la mutación en el gen LDLR que codifica la proteína receptora de LDL que se encarga de quitar las LDL de la circulación sanguínea.
Tipo IIb
El alto nivel de VLDL se debe a la sobreproducción de substratos como triglicéridos, acetil CoA y al incremento en la síntesis de apolipoproteína B (responsable de llevar el colesterol hasta los tejidos).

Hiperlipoproteinemia tipo III
También conocida como Disbetalipoproteinemia Familiar, se debe al nivel elevado de quilomicronas e IDL (remanentes de VLDL).

Hiperlipoproteinemia tipo IV
Conocida también como la Hipertrigliceridemia pura, se caracteriza porque   las moléculas en exceso en la sangre son los triglicéridos, cuya concentración supera a 200 mg/dl.

Hiperlipoproteinemia tipo V
Este tipo de hipelipidemia es muy similar al tipo I pero además del exceso de quilomicrones, en la sangre se acumulan también las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL).  Está asociado a la intolerancia de glucosa y la hiperuricemia (aumento de la concentración del ácido úrico en sangre).

En todos los casos, recibir el diagnóstico es apenas el comienzo y requiere en primer lugar de un período de aceptación, en especial cuando se trata de un adulto joven, pero con historial familiar de cuidado. Si tienes más de 25 años y tus padres ya han sido diagnosticados es importante que comiences a prestar atención a tu estilo de vida, pues existe un alta probabilidad de recibir el diagnóstico en tu próximo chequeo.

En virtud del diagnóstico, algunos necesitarán medicación de por vida pero TODOS requieren adoptar mejores hábitos de alimentación, que ayuden al tratamiento y al propio organismo a mantenerse saludables.

Comienza por respetar los horarios y evitar saltarse las comidas, muchos piensan que si “dejan de comer” los niveles de LDL comenzarán a bajar, pero lamentablemente esto está muy lejos de ser cierto y por el contrario, dejar de comer contribuye a que el organismo trabaje en “emergencia” y eso promueve el desequilibrio metabólico en tu cuerpo.

Adoptar un régimen de 5 o 6 comidas puede resultar muy conveniente, pero es importante prestar atención al tamaño de las raciones, en especial al principio, pues el cerebro no está acostumbrado…y el estómago tampoco.

Trata de consumir platos elaborados por ti o por alguien cercano que conozca de tu condición, lamentablemente hay “ingredientes ocultos” que pueden parecer saludables cuando realmente no lo son.

Finalmente, mantente controlado… sé que muchos pensarán que esto parece una enfermedad y si eso es lo que hace falta para que le des la atención que amerita, entonces piensa que es así pues si no te atiendes en muy poquito tiempo estarás realmente enfermo!! Hasta la próxima!!!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Tu participación nos permite mejorar los contenidos que publicamos, gracias por compartir tus comentarios con nosotros.